Diseña tú cocina

Diseña tú cocina sin importar las diferencias de tu estilo de vida, gran parte de las actividades domésticas y sociales dentro de un hogar se desarrollan en la cocina. Ésta no debe ser un espacio sobrante dentro de la vivienda o un espacio para pensar al final del proyecto.

En este punto surgen ciertas preguntas: ¿cómo te gusta usar tu cocina?, ¿cuáles son las características que más te incomodan? o ¿te gustan de tu cocina actual?

Por encima del estilo y las nuevas tendencias, es importante definir la configuración adecuada de tu cocina, lo que permitirá optimizar su rendimiento y adaptabilidad en relación al espacio deseado a diseñar.

Tipos de cocina

En relación a estas configuraciones, es importante entender cómo funcionan las diferentes circulaciones dentro de una cocina. Las más frecuentes en el diseño de interiores son:

  • Cocinas Lineales: suelen ser largas pero no demasiado grandes. Son ideales para apartamentos o casas con medidas estándares.

 

  • Configuración en “L”: el ángulo se forma entre dos paredes, suele ser la más común y la mejor solución para los espacios medianos, los elementos de almacenamiento se dispondrán en la parte superior e inferior de la encimera.

 

  • Configuración en “U”:  suelen ocupar 2 o 3 paredes, es una solución adecuada para aprovechar un buen espacio de tu vivienda, es flexible para cocinas cerradas o abiertas con respecto al área social.

 

  • Las islas se reservan para cocinas de grandes dimensiones, estas suelen ir junto a una configuración lineal o en “L”, y son de concepto abierto pudiendo disfrutar de los espacios que la anteceden como la sala de estar y el comedor.

Funcionalidad

Un aspecto importante para diseñar tú cocina es el triángulo de trabajo, representado la relación directa entre el refrigerador, el fregadero y la cocina. Independientemente del tamaño o configuración, tu cocina deberá cumplir esta premisa para lograr un correcto funcionamiento.

Este espacio es el de mayor flujo y deberás tenerlo en consideración a la hora de la planificación del diseño, evitando grandes distancias entre los elementos, así como evitar la interposición de posibles obstáculos entre ellos.

Un triángulo demasiado pequeño puede producir tropiezos, unos con otros, dentro de la cocina y si fuera demasiado grande se convertirá en una agotadora actividad.

Almacenamiento

Para no agotar el espacio, es de gran utilidad un inventario con todo lo que tienes que guardar y ordenar. Para diseña tú cocina de forma práctica, siempre necesitarás que todo esté al alcance de tu mano.

Torres de hornos, gabinetes, encimeras para la preparación, más la decoración del espacio, deben ser funcionales. Para evitar problemas, la modulación debe ser una condición de diseño y ningún artefacto puede estar mal ubicado.

El buen cálculo de las medidas está 100% relacionado con el costo que tendrá el proyecto final y la posibilidad de obtener un mejor resultado, por ende se recomienda buscar la opinión de un profesional.

Uno de los mayores errores a la hora de diseñar aparece en la búsqueda de la simetría. Cuando  se diseña un mueble, por ejemplo, debes comprender que mientras más se repita la medida exacta, será más fácil la construcción e instalación de este.

Para los módulos de base, la altura como mínimo será de 90 cm desde el piso hasta la tope, tomando en cuenta que estos deben tener una separación entre 10 cm a 15 cm del piso por temas de limpieza y humedad.

En el caso de los módulos superiores se recomienda que la altura sea mayor según la dimensión de la base. Estos irán anclados al muro, ubicados a una altura de 1.50 metros desde el piso. De este modo permitimos que exista un espacio de trabajo adecuado a las necesidades.

Los módulos para artefactos eléctricos generalmente son de 60 cm y 90 cm en el caso de hornos y microondas. Un horno, mide 60 cm como mínimo y podrá caber perfectamente en un nicho con estas dimensiones.

Materiales

Diseña tú cocina con materiales adecuados, la selección de estos varía según tus especificaciones y requerimientos. Lo más recomendable para la selección de materiales es tomar en cuenta su durabilidad, privacidad y fácil limpieza, que se fusionen con el diseño y cumplan correctamente su función.

Actualmente existe un sin de propuestas de acabados para las encimeras desde su origen natural como el mármol, el granito y el cuarzo. Así como también propuestas de materiales mixtos como el Silestone, que son resistentes a cortes, al calor, son higiénicos y de mayor durabilidad.

Los módulos de almacenamiento se construyen en madera resistente, recubiertos con melaninas, siendo un material eficiente tomando en cuenta que su vida útil excede incluso la vida útil de una cocina, que va desde los 10 hasta los 15 años.

Herrajes y acabados metálicos, preferiblemente, deben ser en acero inoxidable que garanticen la perdurabilidad de los elementos, la seguridad de los elementos y que sirvan adecuadamente como soporte sin que representen un riesgo para los usuarios.

Dentro del diseño se deben incorporar materiales sólidos que sean resistentes y de fácil limpieza en paredes y pisos, cercanos a las áreas de lavado y cocción; cerámicas y porcelanas son ideales para ello. Lo ideal siempre será crear contraste de texturas y colores entre paredes y pisos.

Iluminación y ventilación

Debes considerar una buena iluminación para estos espacios, para evitar sombras dentro del área de trabajo. Lo habitual es reforzar la iluminación con puntos focales en la zona de preparación de alimentos, así como en aquellas zonas destinadas para disfrutar de desayunos o comidas.

La extracción de olores y vapores será considerado con el uso de una buena campana extractora, siempre apuntando a la funcionalidad y adecuación del elemento al espacio.

Así como, pensar en una buena ventilación natural, ha de ser algo esencial en el diseño de una cocina con vanos de ventilación hacia el exterior que permita la inyección y extracción del aire.

Estilo y tendencias

Diseña tú cocina con pasión, aunque el tamaño y la forma de la cocina pueden ser limitantes. Es muy importante la correcta distribución de los elementos que permitan tenerlo todo a mano, una adecuada capacidad de almacenaje y contar con buenas áreas de trabajo sobre las encimeras.

El estilo y la decoración no es solo un reflejo de tus gustos y preferencias, sino también de la elección del diseño, los acabados, colores y la iluminación influenciarán en las sensaciones que vivencian el espacio, dándole personalidad y, por lo cual, dependerá que parezca más grande, luminosa o acogedora.

Si cuentas con un espacio pequeño, el blanco y los colores claros son lo ideal para agregar luminosidad y aportar amplitud. Por otra parte, para los grandes espacios deseados a este uso se recomienda un toque de color.

Rompiendo con la grandiosidad del espacio, los colores vivos, la gama de grises y negros combina  perfectamente con ambientes vanguardistas. Los colores ácidos con atmósferas juveniles y diversas, agregando una pared de un color intenso o creando combinaciones con texturas en paredes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *